VACIAR PARA RELLENAR

¿Qué pensamos cuando escuchamos esta frase?

Yo cuando la escuché me imaginé un tarro de galletas que ya están pasadas, que como estamos acostumbrados a esas galletas porque nos encantan, seguimos comiéndolas pero el sabor ya no es el mismo, ya están aguadas y amargas, pero seguimos ahí por lo que alguna vez nos hicieron sentir. Entonces un día nos damos cuenta, que por más que las queremos comer, ya no se puede, entonces lo único que queda es tirarlas y comprar otras para rellenar el mismo tarro.

Creo que con solo escuchar esta metáfora, podemos saber cuáles son las galletas que ya es hora de cambiarlas. Dicen que somos instantes, pues se podría decir que somos tarros de galletas que se van renovando constantemente y en cada tarro vienen diferentes experiencias y enseñanzas que nos van haciendo trascender toda nuestra vida.

Claro, romantizamos mucho el “para siempre”. ¿Quién no va a querer estar con sus mejores amigos de toda la vida? Se escucha increíble, cuando te das cuenta que en realidad es lo más fácil, quedarte donde estás, porque en realidad cuando dejas de congeniar con alguien, es porque uno de los dos está creciendo. Y claro que se puede ir creciendo a la par, de hecho justo de eso se trata, pero es lo más difícil porque todos tenemos procesos diferentes, así que si alguien está compartiendo un proceso valórenlo, pero si se están quedando en un canal para no dejar a alguien abajo, esa galleta tiene que salir.

Y no es fácil dejar ir a una persona o incluso a una versión de uno mismo, porque a lo mejor y esa versión nos dió mucho o esa persona, pero lo que siempre es seguro, es que viene algo mucho mejor, si sentimos que ya no empatamos es porque estamos mudando a una nueva piel, una más sabia y brillante y es tiempo de dejarla entrar.

Es como en yoga cuando vamos a empezar una nueva sesión, hacemos respiraciones profundas y cantamos el mantra “om” para recibir nueva energía y sacar la energía pasada. Si no hiciéramos esto, estaríamos dispersos y la práctica no serviría para nada. Cuando intentamos cambiar un hábito o el estilo de vida, no hay manera de que lo podamos lograr sin depurar.

Entonces ésta es la enseñanza que nos dan prana y oprana (inhalación y exhalación), que si inhalamos energía positiva y no exhalamos toda la energía que ya no nos sirve, entonces estamos mezclando y el efecto no va a ser el que en realidad necesitamos, la manera para recibir lo que en verdad es para nosotros es inhalando todo lo bueno y depurando realmente todo lo malo para que lo bueno se quede con nosotros.

Keep shining!

Roberta Hb

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s