LA EMOCIÓN FRENO

Después de leer el libro de Los Dones de la Imperfección de Brené Brown, me puse a indagar más sobre lo que la vergüenza genera en nosotros y en nuestro entorno. Brown es una investigadora específicamente de la vergüenza y en este libro resalta los pensamientos que generamos por el miedo a sentirla y cómo actuamos para poder encajar en la sociedad y evitar esos comentarios y sentimientos negativos hacia nuestra persona.

Brené nos cuenta su historia de cómo ella pensaba que era un modelo a seguir para cualquier persona; era exitosa, reconocida, familia perfecta* y una carrera intachable, pero justo cuando empezó a hacer la investigación para este libro, se dio cuenta que había personas que vivían “a todo corazón” y que eran perfectamente imperfectos y felices, que dejaban que la vida los llevara y casualmente los llevaba por buen camino a todos. Ella no podía creer que fuera real esto, ¿cómo a personas tan despreocupadas, la vida los va a premiar tanto, cuando hay gente que trabaja muchísimo para lograr lo que tiene?

Pues así de fácil, así como las emociones y sentimientos de baja vibración te llevan a lugares oscuros, también las de alta vibración te llevan a lugares increíbles. Estas personas que viven “a todo corazón” no son ovejas descarriladas, más bien están descubriendo lo que les gusta, lo que los hace vibrar más alto y es por eso que la vida los lleva por buen camino. Al decir “de todo corazón” es porque viven la vida con coraje, corazón viene del latín cor al igual que coraje y para adquirirlo es como aprender a nadar nadando, la única manera es haciéndolo. Entonces estas personas tienen la voluntad y la fuerza para aventarse a lo desconocido pero lo más importante: no basan sus decisiones en la vergüenza, a ellos no les importa encajar, ellos solo quieren llegar a su mejor versión y así poder dar su máximo en todos los aspectos.

Al actuar desde la vergüenza, solo estamos pensando en cómo nos está viendo la sociedad, si nuestras acciones están siendo socialmente aceptables y no si nos están haciendo crecer, avanzar o encontrar nuevos caminos. Frecuencia baja lleva a realidad baja, frecuencia alta lleva a realidad alta y si fuera fácil todos estaríamos ahí, por eso solo llegan los conscientes.

El primer paso para entrar en estado de consciencia absoluta, es conociendo cada parte de nosotros, nuestros pros y nuestros contras y usar ambos para nuestro beneficio. No es lo mismo hacer lo que todos hacen porque lo tenemos que hacer, a hacer lo que queremos hacer y dar nuestro máximo. En todas partes escuchamos “haz lo que te apasiona” y muchas personas relacionan pasión con algún talento y al carecer de talentos, creen que no tienen ninguna pasión. Todos tenemos dones, los cuales llevamos toda la vida con ellos y por eso hay veces que no los notamos, pero en el momento que decidimos tomar el primer paso y nos empeñamos en conocernos al 100%, es cuando descubrimos que probablemente no somos pintores natos, pero a lo mejor tenemos el don de la palabra, una chispa inigualable, la capacidad de entender las cosas muy complejas y explicarlas fácil o cosas parecidas.

Después de haber identificado nuestro pros y aceptado nuestros contras, es el momento de ponerle propósito a lo que descubrimos, probablemente no sea fácil encontrar un propósito que nos llene al 100, pero la cosa es indagar, buscar, probar y así desarrollarnos física y mentalmente para nuevos retos. En el libro de los Dones de la Imperfección, habla de que estas personas perfectamente imperfectas no van a un objetivo concreto, ellos van como si estuvieran siendo guiados por una estrella, nunca ponen una meta específica pero siempre van por buen camino.

Siempre nos han dicho que vinimos por un objetivo en específico cada quien, pero en realidad vinimos a dos: a ser felices por nosotros mismos y a servir a los demás. La felicidad generalmente la relacionamos con estados de ánimo que nos generan personas o situaciones, cuando en realidad ese sentimiento lo podemos mantener por nosotros mismos, eso vinimos a descubrir cómo. Y servir a los demás, porque en el mundo todo es competencia, a ver quién puede más, quién llega más alto, pero llega un punto donde nos damos cuenta que otros tienen cosas que nosotros no y que así como necesitamos de esos dotes, habilidades o lo que sea, ellos también necesitan de los nuestros. Sirviéndonos los unos a los otros, no va a haber competencia, simplemente todos vamos a lograr ser felices.

La comparación es el ladrón de la felicidad, si estamos pensando en lo que no tenemos pero queremos, no estamos aprovechando lo que sí tenemos y como decía más arriba, energía alta atrae situaciones altas, y lo mismo pasa con la baja, si nos damos cuenta de lo que tenemos y nos sentimos agradecidos, esa sintonía nos va a dar más de eso; en cambio cuando estamos pensando en lo que no tenemos, esa energía nos va a dar lo mismo, o sea nada.

Compartir lo que tenemos con el mundo, crea la fuente más poderosa de conexión con Dios y si hacemos lo contrario pues crea la desconexión más grande y es cuando empiezas a crear una vida solitaria y ambiciosa. Estamos aquí para compartir y ser felices, no hay más motivos ni objetivos, es mucho más fácil de lo que nos podíamos imaginar. La vida va a ser más pesada dependiendo del peso que le quieras meter y de las emociones que quieras detonar.

Si basamos nuestra vida en lo “se supone que” nunca vamos a llegar a los únicos dos objetivos de vida que tenemos. Cada quien tiene intuición y su propio guía, nadie puede decir lo que se supone que deberíamos de hacer porque nadie lo sabe más que uno mismo. Se supone que deberías de buscar lo que te llena de energía y de ganas de hacerlo día tras día. Se supone que deberías de crear un circulo que te mantenga con la vibración más alta y tu a ellos. Se supone que nunca deberías de dejar de aprender porque si dejamos de aprender, dejamos de vibrar. Eso si se supone, porque eso es lo que va a alimentar el alma y atraer lo que sea necesario para seguirla alimentando.

En pocas palabras, no hay porque sentir vergüenza de lo que queremos, lo que quieres también te quiere, lo que buscas también te busca y nadie tiene porqué opinar al respecto, cada quien tiene una historia y una perspectiva diferente sobre la vida, no hay que dejar que interfieran, porque a pesar de que todos nos complementamos, hay veces que por diferencia de ideas, unos creen que ayudan pero en realidad solo crean confusión y vergüenza.

Solo tú decides si te afectan las interferencias o no, decide detonar emociones que te lleven más alto en vez de que te estanques.

You have ONE job, alimenta tu alma y keep shining!

by Roberta Hb

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s